Fundación Casa Ducal de Medinaceli

Ficha de casa

Casa de Castrojeriz

Ruy Díaz de Mendoza cambia su villa de Iniesta con el marqués de Villena, Juan Pacheco, que le cede la villa de Castrojeríz.

Escudo - Casa de Castrojeriz

Debido a la diversidad de ramas a que dio lugar el linaje de los Mendoza, ésta ha sido una de las familias que más interés ha incitado a los estudiosos de la nobleza a lo largo de los tiempos. Su desarrollo, desde un punto de vista histórico, se vio espoleado por una cuidada política matrimonial, desde tiempos muy remotos, y sus derivaciones fueron más que notables, a nivel político y social, visto el grado de implicación que tuvo en el entramado de poder tejido a través de sus relaciones familiares.

Las diferentes ramas de este linaje246 dejaron sentir su influencia, de un modo palpable, desde el más hondo Medioevo hasta bien entrada la Edad Moderna, siendo, todavía hoy, tronco común de muchas de las más entorchadas casas nobiliarias del país. Durante mucho tiempo, entre la leyenda y la poco certera valoración de las fuentes originales disponibles, los especialistas coincidieron durante mucho tiempo en reconocer el origen de este linaje en Fernán Pérez Hurtado, hijo del conde don Pedro González de Lara y la reina Doña Urraca de Castilla. Distintos pareceres corrieron, según los autores de cada época, al respecto de su plena legitimidad, aún mostrándose de acuerdo en la importancia y calidad de su descendencia.

Dentro del contexto general de la nobleza castellana, no puede olvidarse que, entre los linajes que formaban la “nobleza vieja” del reino, fue éste uno de los pocos capaz de subsistir a la sangría humana y material que supuso el conflictivo siglo XIV247 para la mayoría de los reinos peninsulares. Volviendo a la genealogía tradicional de la familia248, tenemos en su origen a, Fernán Pérez Hurtado, hijo de Pedro González de Lara y la reina Urraca. Este se casó con Guió mar Alonso, con quien tuvo a Pedro Fernández Hurtado, primer maestre de Santiago y a Leonor Hurtado, señora de Mendivil, casada con Diego López de Mendoza, hermano del II Adelantado de Castilla, Ruy López de Mendoza.

Su hijo segundo fue Hurtado Díaz de Mendoza, señor de Mendivil, padre de Juan Hurtado de Mendoza, el Barbudo, que estuvo casado con María de Mendoza, su prima hermana, señora de Mendoza, hija y heredera de Lopez Díaz de Mendoza, su tío y de Dª María Díaz de Haro, su mujer. Al morir éstos, sus estados fueron repartidos entre el señor de Mendoza, del que descienden los duques del Infantado y del señor de Mendivil, del que descienden los condes de Castrojeriz, Ribadavia, Orgáz y Almazan. En esta línea de sucesión, encontramos a Juan Hurtado de Mendoza, señor de Morón y Gormáz, Mayordomo Mayor de Castilla en tiempos de Enrique III y Juan II. Participó activamente en algunas compañas contra el reino granadino, junto con el infante don Fernando, estando presente en el asedio de Setenil de 1406, en la toma y destrucción de la fortaleza de Torre Alháquime y en la conquista de Antequera, en 1409249. De su matrimonio con Leonor de Arellano nacería su sucesor, Ruy Díaz de Mendoza, que fue, como su padre, Mayordomo Mayor.

Al igual que sucedió con otros nobles que habían gozado, hasta entonces, del favor real, Ruy Díaz de Mendoza se vio envuelto en las intrigas que protagonizaron muchos nobles contra el fulgurante ascenso del Condestable Álvaro de Luna250. Diferentes acuerdos permitieron a algunos de estos nobles volver junto al monarca en distintas fases del conflicto, aunque otros fueron objeto de incautación y persecución. Ruy se verá favorecido por esta circunstancia, al poder adquirir a través del marqués de Villena, Juan Pacheco, el condado de Castrojeriz251, reconocido como tal en la concesión del título de Conde de Castro, por los Reyes Católicos el 22 de abril de 1476.

Había casado con Beatríz de Guzmán y su hijo mayor, Álvaro de Mendoza, que fue II conde de Castro, tuvo, al igual que sus antepasados, un importante papel militar durante los reinados de Juan II, Enrique IV y los Reyes Católicos. Estuvo casado con Juana de la Cerda, hija del conde de Medinaceli, Gastón de la Cerda y su hijo fue Rodrigo de Mendoza, III conde de Castro, señor de Astudillo y Gormáz, casado con Ana Manrique, señora de Villazopeque, Cordobilla y Matanza252. Sucesor de ambos fue Álvaro Gómez Sarmiento, IV conde de Castrojeriz, que ejerció, entre otros cargos, el de virrey de Navarra, estuvo casado con Magdalena Rojas y Sandoval, hija de Bernardo Sandoval y Rojas, II conde de Lerma.

El V conde de Castro fue Antonio Gómez Manrique, hijo de los anteriores, que casó, en primeras nupcias, con Isabel de Velasco, hermana del IV duque de Frías. Entre sus hijos, destacamos a Gómez Manrique de Mendoza, VI conde de Castrojeriz y I conde de Villazopeque, y a Juan de Mendoza, Marqués de la Hinojosa253. El primero, casó con María Enriquez de Rivera, hija del marqués de Malpica, Pedro Barroso. Entre las hijas que tuvo, fue sucesora de su padre Isabel Manrique de Mendoza, VII condesa de Castrojeriz, que casó con el IX conde de Ribadavia, Diego Sarmiento de Mendoza. Su hijo, Manuel de los Cobos y Luna, se convertía en VIII conde de Castro, al tiempo que terminará siendo IV marqués de Camarasa. Dentro de la Casa de Camarasa permaneció el condado de Castrojeriz hasta terminar inserta en la Casa Ducal de Medinaceli, una vez reunida ésta con la Casa de Camarasa, en la persona de la actual duquesa de Medinaceli, Dª Victoria Eugenia Fernández de Córdoba, XXI condesa de Castrojeriz.

«« AnteriorPágina 1/3Siguiente »»

Casa a la que se agregó

Ayuda de las casas a las que se agregó esta casa.

(d. 1640)RibadaviaFicha de la casa

Títulos y territorios

Ayuda de los títulos de esta casa.

(1476 Vigente)Condado de CastrojerizNo disponibleFicha del título
Relación de individuos